“Sólo está solo el que por sí mismo no brilla”

Sentimos un miedo infinito a la soledad. Nos aterra el silencio y las habitaciones vacías, la calma y el sonido de los pensamientos retumbando en nuestra cabeza, pidiéndonos a gritos un poco de atención.

Nos cuesta tanto parar y mirarnos, sentir el tacto de nuestro cuerpo, reconocernos ante un espejo y ver más allá de la piel, de la superficie. Aceptarnos y querernos.

La sociedad nos ha hecho creer que el solitario es un fracasado, no tiene a nadie. Pero claro, nunca se nos ocurre pensar que tal vez solo es transitorio, tal vez está solo para encontrarse, para sentirse o para recomponer su esencia que ha quedado hecha jirones tras años de superficialidad y máscaras.

Yo pienso y aquí digo que la soledad a veces es necesaria y positiva. No nos obsesionemos con rodearnos de gente y más gente que únicamente aumentan nuestra angustia y sentimiento de soledad. Aprendamos a amarnos, a dejar nuestras inseguridades atrás, y busquemos después relaciones sanas y verdaderas. Esforcémonos por crear lazos basados en el amor y el respeto, primemos la calidad y no la cantidad de nuestras relaciones. Y cuando sea necesario y preciso, alejémonos del mundo, alejémonos de las calles, busquemos cobijo en nosotros mismos, sanemos nuestras heridas y avivemos la llama. No dejemos que nada ni nadie nos apague y aferrémonos a la idea de que sólo podemos brillar más.

Y es que “solo está solo el que por sí mismo no brilla.”  ( frase de Marcos Gallo)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s